Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
4 marzo 2014 2 04 /03 /marzo /2014 19:26

Baco es el nombre latino del Dios griego Dionisio. En la Grecia Antigua Dinisio supone el centro de un culto mistérico conocido por los romanos tras su conquista de la colonia griega de Tarento en 272 a.C.

 

La religiosidad oficial griega es ritualista. No existe fervor místico alguno. En la Iliada y la Odisea los héroes homéricos temen a los dioses porque son más fuertes que ellos y pueden hacerles daño. En las epopeyas homéricas el Hades o lugar de los muertos constituye un sitio oscuro donde vagan las almas como sombras. El héroe homérico sólo aspira a dejar memorias de sus hazañas para las generaciones venideras. Piensa que la inmortalidad supone una molesta secuencia de la vejez. Los personajes de Homero ven la senectud con horror y lástima. Los ancianos dependen de sus hijos y no pueden realizar ninguna de las cosas ilustres de los hombres que acarrean la fama a quienes las llevan a cabo.

 

Ante ese espíritu religioso tan alicorto se crean en Grecia las religiones mistéricas. La religiosidad oficial se halla abierta a todas las personas que viven en las poleis o ciudades-estado de Grecia y sus colonias. Las religiones mistéricas se destinan a un pequeño grupo de iniciados. Sus adeptos han de someterse a unos ritos de iniciación reservados. Tienen que llevar una vida conforme a los preceptos del culto. Deben participar en sus ceremonias también privadas. A cambio se les promete una mejor vida de ultratumba. Las religiones mistéricas nacen en el siglo VIII a.C., después de la inauguración de la Primera Olimpiada en 776 a.C., aunque algunas hundan sus raíces en cultos anteriores de naturaleza muy local.

 

El culto a Dionisio es relativamente reciente. Es cierto que en la Iliada y la Odisea aparecen referencias a Dionisio. Se trata sin embargo de interpolaciones tardías. Los primeros testimonios literarios acerca del culto a Dionisio se fechan hacia el año 700 a.C. En palabras de la autora francesa Marie-Laure Freyburger Galland alusivas a Dionisio Esta divinidad sincrética superpone características egeas y traco-frigias. Simboliza la conjunción de las fuerzas vivas de la naturaleza, el ímpetu vital de la vegetación - así como Démeter representa la agricultura - notablemente la viña, y de la exuberancia, la embriaguez, la inspiración profética, y también de los trances místicos (1986 FREYBURGER-GALLAND, FREYBURGER Y TAUTIL 38).

 

El culto a Dionisio encuentra dificultades para ser admitido en Grecia Arcaica. Así se explica que las leyendas alusivas a aquel dios narren que Dionisio vuelva locos a quienes se le oponen. La mitología cuenta la trágica muerte de un enemigo de su culto: el rey Licurgo de Tracia en torno al cual Esquilo escribió una tetralogía que no ha llegado a nuestros días.

 

Los mitógrafos presentan a Dionisio acompañado de un cortejo de sátiros, silenos y ménades cuyo símbolo es el tirso. Le hacen ser hijo de un dios (Zeus) y una semidiosa (Semele). Dionisio muestra dentro de la mitología dos rasgos muy característicos:

 

- Ningún linaje aristocrático de Grecia (genos) le considera su ancestro o antepasado mítico

 

- No se funda ciudad alguna en su nombre

 

En honor de Dionisio se celebran procesiones fálicas y fiestas en cuyo decurso nace el teatro griego. El culto mistérico de Dionisio es muy típico de mujeres. Consta de una iniciación y tres ceremonias abiertas a los adeptos con exclusividad:

 

- Danza hasta caer en el éxtasis. Supone una imitación de la Oreibasia o danza en los montes que es propia de las ménades. Una vez conseguido el éxtasis por medio del baile los bacantes y las bacantes (los adeptos y adeptas al culto de Dionisio) consiguen la unión mística con el dios

 

- Desgarramiento de la víctima. En un estado muy primitivo del culto hubo sacrificios humanos luego sustituidos por animales. La existencia de primitivos sacrificios humanos en el culto mistérico de Dionisio se infiere de la leyenda del rey Penteo de Tebas desgarrado por las mujeres de su familia en conformidad con la tragedia de Eurípides titulada Las bacantes

- Omofafia o ingesta de la víctima cruda y aun caliente por el desgarramiento previo

 

BIBLIOGRAFÍA

 

1986 FREYBURGER-GALLAND, FREYBURGER Y TAUTIL FREYBURGER-GALLAND, M.L., FREYBURGER, G. Y TAUTIL, J.C. Sectes religieuses en Grèce et à Rome dans l'Antiquité païenne, Colección Realia, Société d'Édition Les Belles Lettres, París.

 

 

Compartir este post
Repost0

Comentarios